Los sonidos de este video nos dicen mucho, porque son los sonidos de una historia que todos conocemos. Son los sonidos de la injusticia, del odio, de la traición de un mundo que le ha dado la espalda a Dios. Y frente a todas estas imágenes y a todos los maltratos que recibio Jesús, creo que también es importante que oigamos los sonidos de la respuesta de Cristo frente a tanto mal. El Señor respondió al mal con el bien. A la violencia, con la mansedumbre; al odio con el perdón; a la injusticia con la reconciliación. Jesús en su pasión ha querido enfrentar el mal con una de sus armas más poderosas: la misericordia.