Con la alegría propia que caracteriza a los venezolanos, se realizó el pasado domingo 30 de octubre una misa para orar por la paz y el bienestar de todas las personas que se encuentran fuera y dentro de Venezuela.

El encuentro religioso estuvo presidido por el sacerdote Claudio Godoy, Vicario de la Parroquia San Lázaro, ubicada en la zona metropolitana de la ciudad de Santiago de Chile, quien realizó una predica emotiva a los asistentes.

Destacó la importancia de mantener la fe y permanente oración por todos los venezolanos que han emigrado a otras naciones y en especial a los que siguen en el país caribeño.

Asimismo aseguró, ” logramos hacer una fiesta en honor a nuestro Dios y su madre santísima la virgen de Coromoto, gracias por todo y la intensión  es que está iniciativa no muera”.

Cabe destacar que la idea surge por jóvenes venezolanos agrupados en una pastoral de inmigrantes, que buscan abrigo en la oración y reafirmar la fe en Dios, luego de haber dejado sus hogares debido a la difícil situación político – social que atraviesa la nación  hermana.

José  Tomás Piñero, miembro organizador de la eucaristía, agradeció a todos los involucrados y manifestó la intención de seguir fortaleciendo el movimiento carismático.

“El camino de Dios es perfecto, él sabe por qué nos hizo acercarnos y tener a una persona en común que nos ha acompañado por este sendero, como lo es el padre Claudio”,  apuntó.

 Emotiva tonada musical

Los cánticos y alabanzas llenas de emotividad, dieron el toque particular y crearon el ambiente propicio para que muchas personas se trasladen por un instante hasta Venezuela.

Las peticiones y ofrendas también sirvieron para que los asistentes no evitaran derramar lágrimas al recordar a sus familiares y amigos, con la esperanza de un pronto reencuentro.